Translate

martes, 10 de marzo de 2015

King Cayman: entrevista




El próximo 19 de marzo en el Gruta 77, tocarán King Cayman, Obediencia y Sagrada Familia en una noche de explosión punk que no os dejará indiferentes, para la ocasión hemos preparado una trilogía de entrevistas a dichos grupos para que les conozcáis y os animéis a verles https://www.facebook.com/events/716011888497938/, en este enlace encontráis toda la información del evento y sin más preámbulos empezamos a conocer unos de los protagonistas de esta gran noche, King Cayman, entrevista de Arturo para Liquidación total fanzine.

1)      ¿Cuándo, cómo y por qué nace King Cayman?

King Cayman en sí es un lavado de cara de un proyecto que tuve hace un tiempo llamado “Cerverus Goat”, que consistía básicamente en lo mismo. Hace dos años, o puede que tres; me monté Cerverus Goat por probar el rollo monobanda (vi al Reverend Beat-Man y aquello me pareció impresionante). Di muy pocos conciertos y lo dejé de lado por otras cosas. Retomé el asunto en Diciembre de 2013, lo renombré y ahora toco como King Cayman, con un estilo más personal.

2)      ¿Lo de hacer una monobanda es porque no te soportaban los componentes de las bandas donde has tocado o es puro egocentrismo?

En parte viene por la curiosidad de probar el estilo, la configuración… pero bueno, todo sea dicho: en términos musicales es comodísimo. A la hora de componer y todo voy a mi ritmo, hay que reconocer que en ése sentido es un lujo. Bien es cierto que muchas veces puedes acabar más o menos quemado con la peña de tus grupos (especialmente los baterías, aunque, qué demonios, quiero y adoro a todos los baterías con los que he tocado, y lo saben). Pero vamos, que más que nada, era por probar como sería sentarme sólo a tocar todo eso. Y parece que de momento, funciona. Creo que todo músico con dos dedos de frente debería probarlo.

3)      Si ya tocar un solo instrumento puede llegar a una tarea complicada no me imagino como será tocar dos además de cantar y las pedaleras. ¿Cuántas horas de ensayo dedicas para tener soltura a la hora de actuar?

Yo siempre digo lo mismo: es cuestión de práctica. Yo he comprendido que en mi caso, el tocar la batería me ha ayudado mucho a comprender la configuración de una monobanda. Y, de hecho, creo que tiene que ver con el mismo proceso de aprendizaje que una batería: sentarse tranquilamente con paciencia y tocar, tocar, tocar. Estoy muy contento en este sentido, porque he ido aprendiendo a hacer ritmos más complejos que el “tu-pa-tu-pa”.

Lo de ensayar… tengo una esquina en mi cuarto en la que me dedico a tocar todos los días, componiendo o repasando temas. El vecino del piso de abajo, un sátrapa sin corazón, usa de aporrear el techo con el palo de su escoba a la mínima ocasión que escucha ruido. Robé una alfombra del punto limpio de Chamartín y ahora se queja menos, pero sigue siendo un puto grano en el culo.

4)      ¿Existe un circuito de monobandas que deberíamos conocer y tener en cuenta?

Existe, existe. El mundo de las monobandas es tan complejo como el de cualquier género (¿deberíamos considerar a las monobandas como un formato, o como un género musical?) Si bien es cierto que la mayoría se centran en el estilo blues-folk (blues-trash también tira bastante), podríamos decir que hay de todo. Yo personalmente prefiero a monobandas que se salgan un poco de esa línea. Os dejo aquí unos cuantos nombres: Urban Junior, Paul Jacobs, Hombre Lobo Internacional, Tumba Swing, One Man Hands Band, Grand Gurú, Burnside 11, Becky Lee & Drunkfoot, Delaney Davidson…

5)      ¿Para cuando un disco de King Cayman?

Pues en este mes o el siguiente a mucho tardar, la discográfica francesa CHEAP TRASH TAPES editará en cinta el nuevo disco que he grabado con la ayuda de peña de un montón de sitios. La calidad del disco supera los anteriores y lo instrumental lo he grabado en casa con mi hermano, que es un crack para estas cosas. Las voces las grabé con Nico de los estudios Monocrome. Otro mostrenco. Habrá también un gran número de bonus tracks con las grabaciones que hice en Italia con Pat Pend y Wasted Pido.

En fin, que viene caliente el tema. Se titulará “Mirror’s Carnival”, básicamente en honor a una canción de Torment que se llama “Psyclops Carnival”. Temazo cuya escucha recomiendo aquí y ahora.

6)      Hace poco estuviste de gira por Italia. ¿Quién te brindó dicha oportunidad y como fue la experiencia?

Fabrizio es un hombre muy grande y barbudo que vive en un suburbio de Roma atrincherado con una colección de música de peligroso volumen dentro de la que se encuentra la que probablemente sea la más extensa recopilación de singles de monobandas jamás vista. Trabaja de camarero entre semana y tiene la biografía de Mick Jagger tirada en el cuarto de baño. Rompió el caño de la ducha hará al menos un año. Estrelló el retrovisor del coche de su madre en una rotonda en el corazón de Roma. Fabrizio es de las mejores personas que he conocido en mi vida.

Este hombre, adalid de “Invasione Monobanda” y “Dead Music Roma” (Promotora la primera, discográfica la segunda), es el mayor promotor de monobandas de Europa, y posiblemente del mundo entero. Coordina festivales monobandásticos, saca singles de monobandas… en fin, es un héroe del género. Me llamó el año pasado y decidimos montar un tour en Navidades. Apostó por mí, fue mi road manager durante toda la gira y fue impresionante.

Girar por Italia ha sido magnífico. Conocer la vida en la carretera tan intensamente, tocar cada noche en un sitio distinto y que gente de kilómetros más allá de casa vaya a verte… impagable. Aprendí muchas cosas, tanto del directo, como del trato. Mucha gente nos hospedó con una amabilidad exagerada, nos cebaron a comida, fue todo increíble. Me pasé hasta tres días en Venecia de sabático en casa del monobanda italiano Wasted Pido.

En fin, fue una santa locura.

7)      Si no me equivoco el 19 de Marzo estarás tocando en el Gruta 77 junto a Obediencia y Sagrada Familia. ¿Por qué deberíamos ir a este concierto y especialmente por que deberíamos verte a ti?

En primer lugar, acudir a conciertos es obligatorio para todos los que apoyamos la escena agonizante de esta pútrida ciudad. El directo es la culminación de la música como experiencia y ver a bandas en directo es algo que claramente merece la pena.

En segundo término, aunque no fuera yo el que se suba al tablao del Gruta el jueves; ver a una monobanda en directo es como ir a la Meca: es algo que todo el mundo debería ver al menos una vez en la vida. Es una forma de hacer música que plantea una alternativa a las bandas convencionales, y yo siempre que he visto a monobandas, al margen de mi implicación en el género; he salido de ahí sintiéndome pequeñito, maravillado por esa capacidad de fascinación que siempre he buscado en los directos de rock and roll.

Tercero y no menos importante, por ver a Jefh sobre el escenario tratando de contener los instintos caníbales que despliega con Penetración Sorpresa. Soltará algún chascarrillo con el Monje, amagará con hacer un corte de manga al público, pero creedme: ése chaval es la niña del exorcista 2.0.

8)      Esta pregunta te la habrán hecho muy a menudo en estos últimos meses, vamos con ella una vez más ¿Por  qué os separasteis Teenage Mutant Trash?

Tuvimos un roce con un promotor que nos prometió el paraíso y a la vuelta de la esquina no hubo absolutamente nada. Estuvimos esperando un año y pico a que algo pasara, pero cuando nos quisimos dar cuenta, al volver a coger nuestros instrumentos para volver a tocar; nos percatamos de que ya no era lo mismo. Teenage Mutant Trash no se separó, lo separaron; y se enfrió como banda (ojo, que seguimos siendo una pequeña familia) mientras éramos conscientes que, para nosotros, nuestro tiempo ya había pasado.

Tenemos otros proyectos paralelos, todos y cada uno de los miembros de TMT. Los tropecientos que pueda tener yo, Jorge toca en Biznaga, Rachel se montó una parra de garaje femenino y Lalo anda versionando grupos de rock and roll en locales clandestinos. Decidimos aparcar TMT antes de que se convirtiera en una chapucera versión de lo que una vez fue para nosotros.

Aprovecho la oportunidad para agradecer a los que estuvieron en el último bolo, que fue una pasada. A los que no pudieron venir también. Y tengo que reconocer que, aunque doloroso, tocar los temas de TMT sabiendo que iba a ser la última vez que sonarían, me hizo tocarlos con una intensidad increíble. Juro por Dios que los treinta segundos de camerino que tuvimos los cuatro esa noche antes de subir al escenario, fueron de película.

9)      Gracias por la entrevista. Añade lo que quieras.


¡A vosotros por preguntar! El bolo del 19 va a estar guay del paraguay. Tocaré temas del nuevo disco, temas del disco que sacaré el año que viene y temas viejos. Luego está la gente de Sagrada Familia que, en fin, qué decir del combo especialista en traumatizar adolescentes. Creo que es un bolo perfecto para arruinar el zen interior de cada uno.

Como diría uno: ¡afiliate al punk!








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada